Benjamín

Benjamín Ascencio Bautista ya conoce su gusto por dar clases. “Estuvo metido en lo de Conafe (Consejo Nacional de Fomento Educativo). Esos muchachos, como promotores de educación, se van a meter ahí donde los maestros no llegan. Iba a las comunidades del municipio de Chilapa. Esto es lo que a él le gusta. Por eso quiere ser maestro”, cuenta su abuelo, Juan Bautista Melchor, a un diario nacional mexicano.

A Benjamín también le gusta dormir, y comer… sus compañeros no se ponen de acuerdo con el apodo, unos le llaman Comelón, otros Dormilón: “En fín… ¡Todo lo que termine en ‘ón’!” dice uno de ellos entre risas.

Benjamín tiene apenas 19 años, pero su experiencia como educador del Conafe y su manera de leerles y proponer temas de discusión hace que los demás alumnos lo respeten y admiren: “se pone enfrente de nosotros y lee el libro, y provoca una discusión sobre el tema que se está planteando… él se pone ora sí que como moderador”, explican sus compañeros, que recuerdan con afecto su voz grave y su risa franca y contagiosa.


Tags:

Comments are disabled